Warning: shuffle() expects parameter 1 to be array, null given in /web/htdocs/www.satanarise.com/home/sources/ob_page.php on line 1100 Crítica de 2038 de Dry River (2018) - Satan Arise
Best of 2017
Crítiques, reviews, novetats de metal, discos, crítica i tracklist - Satan Arise
Canal de Youtube de Satan Arise Satan Arise Twitter Satan Arise Facebook

Ravenblood + Scape Land + Devil In You + Pinball Wizard Even (Sevilla)

Ravenblood + Outreach + Sun of the Dying Barracudas (Madrid)

Burning Witches + GonoreaS Carpa Rock Interpeñas (Zaragoza)

SDI + Reaktion At.Mosh.Phera-Zero (Palencia)

Wizard Silikona (Madrid)

Hedphelym + Brutal Slaughter + BloodLust Barracudas (Madrid)

Elvenking + Soul Dealer Nazca (Madrid)

Chris Bay Jarra'N'Heavy (Burgos)

Tygers of Pan Tang + Lionsoul Paberse Club (Sedaví (Valencia))

Crystal Viper + Toxikull Utopía (Zaragoza)

Dry River - 2038 (2018)

Dry River - 2038
Dry River logo
España

2038

Progressive Rock
Rock Estatal Records
2018


Temas

01. Perder del Norte
02. Fundido a Negro
03. Rómpelo
04. Me Va a Faltar el Aire
05. Me Pone a Cien
06. Camino
07. Al Otro Lado
08. Cautivos
09. Peán
10. Con la Música a Otra Parte

Formación

Voces, teclado y guitarra: Ángel Belinchón
Guitarras, teclados y coros: Carlos Álvarez
Guitarras y coros: Matias Orero
Bajo y coros: David Mascaró
Batería y coros: Pedro Corral
Teclados y vientos: Martí Bellmunt

Crítica

Tercer trabajo de los castellonenses Dry River y una vez más, cuidando hasta el último detalle. Parece ser que por fin, la gente empieza a reconocer el trabajo bien hecho y está teniendo una repercusión tanto en sus trabajos de estudio como en sus directos, merecidamente significativa, entendiendo el panorama musical global de este país y no solo la escena del metal.

¿Y porque? ¿Quiénes son? ¿Cómo han llegado hasta aquí? Pues cuidando esas expectativas pre-lanzamiento la banda en el año 2038, coincididendo con el título del álbum, grabará un documental explicándonos un poco cómo ha sido la grabación y composición de este disco que nos ha llegado desde el futuro a nuestros días. De esta forma y con un videoclip en el que la banda actual, viaja al futuro para actuar antes los triunfadores Dry River del más allá y un montón de gente rememorando la efemérides.

Así, con esta carta de presentación, llegó a nuestras manos, no sin antes ver también el videoclip de Fundido a Negro, este trabajo dejándonos con unas expectativas realmente muy altas, máxime teniendo en cuenta que sus dos anteriores trabajos fueron muy de mi agrado.

Primeras escuchas y está muy bien. Pero...¿es para tanto? Bueno, pues a medida que vas realizando escuchas y te das cuenta que estamos ante un disco progresivo pegadizo (que parecen términos antónimos), y que no puedes parar de ponerlo y escucharlo, concluyes en que sí: Que no solo es un discazo sino probablemente el mejor de su carrera, siguiendo una linea ascendente que ya empezó muy arriba.

¿Y cómo han conseguido eso? En primer lugar con muchísimo trabajo, sin duda, tanto en las composiciones como en el mimo dedicado a cada detalle, ya que eso es santo y seña de la banda: mimar su trabajo es mimar al oyente; mimar al público.

El disco abre con "Perder el Norte", con unas notas de piano claramente reconocibles como representativas de la banda y no me preguntéis porqué...pero parece que no solo el sonido, sino también algunas figuras son ya escudo de estos grandes músicos.
Tema rockero, donde no premia nada sobre nada: Unas guitarras potentes, pero no en primer plano, el piano siempre presente, múltiples coros realizados de igual manera en vivo (espectacular) y un estribillo pegadizo. Parece que el disco abre de una manera muy audible, en cuanto a progresiones se refiere.

"Fundido a Negro" ya la habíamos podido ver y oir. Misma fórmula, diferentes tempos (parece un waltz a trozos) y un riff de guitarra sencillamente pegadizo. El hecho de que nos carguemos el mundo los seres humanos, es la temática que nos cuentan, a modo de telenoticias en directo: Claro mensaje también, ya que en esta banda no hay que dejar pasar tampoco por alto las letras, a veces por divertidas, como por críticas o reivindicativas.

La tercera pista se llama "Rómpelo" y es donde realmente empiezan los mixes de estilos, formas y colores en los que la banda se siente suelta: todos. Hard rock, jazz y un estilo rockero americano aterrizan en un estribillo de nuevo muy cantable.
¿Eres un true metal? Vas a pensar "¿qué narices es esto? Pero oye, vuélvelo a poner". Esos solos, esas figuras...esa rotura de puro metal pesado a medio tema... madre mía! Ellos se definen como una banda para los amantes de la música en general y así es, open mind! Esto es Dry River!

Sobre estas lineas puedes ver "Me va a faltar el aire". La balada con la que presentaron el trabajo. Algo arriesgado, pero más que una balada sin más es un temazo. Si le juntamos la letra a esa música épica, la piel se pone de gallina aún a la décimoquinta escucha: El tiempo pasa inexorablemente y llega un momento que miras atrás y ves que has andado más trozo de vida, del que queda por delante...desalentador...majetuoso...impresionante, realidad nunca mejor expresada!

Nueva curiosidad: "Me pone a cien". Diálogo entre productor y la banda para crear un hit veraniego que lo pete. La propia banda cuenta que ver muchísimas notas, les pone y que son incapaces de hacer un tema plano y redondo, bailable y que reviente, por el bien de la música; pues acabos teniendo un mix de disco, rock, metal, fusión y mil géneros más que nos dejan otra joyita open mind, de las que se disfrutan solo con muchas escuchas y descubriendo la ironía, y la gracia musical con la que la banda se mueve. Nos encontramos ante uno de los temas que más me ha acabado llamando la atención. Un tema divertido letrística y musicalmente.

Con "Camino" nos ponemos más serios. Lo que hemos escuchado más de una vez, lo importante no es el final, sino el camino para alcanzar esa meta. Ser feliz en la vida es la propia vida, no el final de ésta...letras brillantes con múltiples recursos que nos acompañan a una música más "terrenal" pero ejecutada y diseñada (compuesta) a la perfección. Tenemos guitarras hard rockeras, teclados y un Ángel que en todo el disco se sale con sus voces. Matices más graves, agudos sin problema y un timbre característico con un brillo que solo puede que explotar.
Destacar la complejidad de las guitarras por sus contratempos, solos y riffs, en los que Matias y Carlos se encuentran cómodos y servir a cada tema con complicadísima sencillez.

"Al otro lado" nos deja otra balada, pero no la típica balada metalera, sino más bien más clásica. Una vez más el paso del tiempo es protagonista, hablando probablemente en esta ocasión de familiares y dejando de nuevo la piel helada al sentirla.
Martí juega un papel crucial con el piano en este tema y en los teclados en todo el disco, además de jugar con los vientos, y es que estamos ante un elenco de sencillas estrellas musicales...músicos integrales que hacen lo que más les gusta: Volverte loco con su música...la que les nace...la que les sale de dentro.

Tema más acústico con "Cautivos". Podríamos hablar de country, pero evidentemente, son Dry River...¿un género? No...más bien un puñado. Así encontramos en la banda a un brillante aunque discreto David Mascaró en el bajo y en los coros, siendo parte de un engranaje espectacular en el que cada pieza brilla con luz propia pero forma parte de un complicado engranaje, con una función primordial. ¿He comentado que David, como todos hacen coros y no son banales?

"Peán". Lo primero que hago es irme al diccionario. No creo que sea una forma verbal de soltar aire y efectivamente: Cantos de algunos ejércitos griegos para asustar al enemigo antes de una batalla al más puro estilo de los All Blacks, de futbol americano, normalmente de complicadas formas intimidatorias.
Tras esta terminología se esconde una de las verdaderas obras maestras que hay en este trabajo: más de diez minutos de puro hard rock metal con miles de matices progresivos. Doble bombo, guitarras acústicas afinadas probablemente en DO (muy graves) y un sinfin de progresiones que eso sí, nos dejan un estribillo muy coreable. Sencillamente un tema para no dejar pasar en el que la batería de Pedro brilla con luz propia registrando a la perfección miles de matices...no únicamente una caja de ritmo.

Y el cierre mucho más festivo con "Con la música a otra parte". Casi como rock patrio de antaño abre, para girar múltiples veces con sonido que definiría como Dry River y dejarnos con un sentimiento alegre, festivo y bien arriba: saltos y buen rollo.

Así pues, este es el trabajo que según el documental debería encumbrar a la banda a lo más alto. La verdad, es que por actitud, trabajo y resultado de sus discos lo merecen. Varios sold outs en sus directos hacen pensar que parece que el presagio se cumpla, pero no es fortuito: Cuidan a los suyos y quieren que los suyos cada día sean más. Que así sea!

Víc Salda
14/03/2018

15/05/2018
Nat Enemede
26/03/2018
Jennifer Grant
19/03/2018
Carlos Greses
14/03/2018
Sara Sánchez
09/03/2018
Jesús Valverde
07/02/2018
Jony Groves
01/02/2018
Jaime Ait Morillo
23/01/2018
Jordi Pons Gibernau



Inicio Noticias Críticas Conciertos Crónicas Entrevistas Satan Arise
Licencia Creative Commons
Satan Arise por www.satanarise.com se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.