SatanArise en Facebook
Crítiques, reviews, novetats de metal, discos, crítica i tracklist - Satan Arise
Canal de Youtube de Satan Arise Satan Arise Twitter Satan Arise Facebook

Lacrimas Profundere + Insight After Doomsday Silikona (Madrid)

Tales of Gaia + Illusion + Haunted Gods Monasterio (Barcelona)

Skunk D.F. + Pycaya + Lude Bóveda (Barcelona)

Ravenblood + Northland + IllusioN La Boite (Lleida)

Zenobia + Regresion Prince (Granada)

Crystal Viper + Kilmara Nazca (Madrid)

Orion Child Babel (Alicante)

Raven's Gate + Sylvania + Valkyria Wah Wah (Valencia)

Iron Savior + Dragonhammer + Aquelarre Bóveda (Barcelona)

Ravenblood + Outreach + Synesthesia Malecón (Avilés)

Apocalypse Orchestra + Débler + Survael Apolo 2 (Barcelona)

Night Heart Sala The Times (Toledo)

Zenobia + Regresion Shoko (Madrid)

Sylvania - Testigos de las estrellas (2019)

Sylvania - Testigos de las estrellas
Sylvania logo
España

Testigos de las estrellas

Alternative Metal
Rock CD Records
2019


Temas

Mare Tranquilitatis
El Reino de los sueños
Sangre, Sudor y Lágrimas
La Maldición de Dabria
Vivo en tu memoria
La senda del olvido
Espíritu de fuego
Arcángel
Testigos de las estrellas
Por Nuestra Libertad

Formación

Guitarras: Alberto Montoya Tramoyeres
Bajo: Álvaro Chillarón Prats
Voces: Alfonso Arroniz
Batería: Segio Pinar

Crítica

Hace ya algún tiempo de la salida del final de la trilogía que inició por allá el año 2011, Lazos de Sangre, con su historia; tuvo su continuidad con el excelente Recuerdos del Mañana con una formación renovada y que se mantiene ahora con el nexo de unión entre ambas historias y que da sentido y significado a todo el arte conceptual que rodea a estos trabajos.

Como decíamos, mantiene la formación, una de las más sólidas de la banda con el incombustible Alberto Montoya Tramoyeres a las guitarras, Álvaro Chillarón, arma insustituible con el bajo, gran protagonista dentro de las composiciones de la formación y la continuidad en este nuevo trabajo que ofrecen una identidad propia y clara como es la voz de Alfonso Arroniz y la batería potentísima de Sergio Pinar quien también colabora con sus voces.

Iniciamos con "Mare Tranquilitatis". Instrumentación clásica y épica para empezar a encajar las piezas, pues responde al nombre de la estación espacial donde termina el anterior trabajo de la banda, con sus protagonistas aún atónitos tras una explosión. La épica se ve llegar a pasos de gigante, dejando también en su parte final tonalidades mayores para dejar también musicalmente esa esperanza de la que siempre hace pie Sylvania, abanderados del power metal de corte optimista.

Primera obra maestra: "El Reino de los Sueños". Musicalmente potente, rápida, agresiva y de tonalidad mayor, es decir, alegre y de corte positivo. Colaboración estelar, pues uno de los vocalistas más de moda dentro del panorama metálico cantado en castellano comparte protagonismo con Alfonso: Rubén Kelsen de Débler. Su voz melódica, brillante y clara, fuerza un bonito contraste con la más cálida de Alfonso. La batería de Pinar, espectacular, veloz y con un sonido muy nítido aún le permite mostrar sus guturales con fuerza. Pequeños cortes oscuros rompen la estructura del tema, dibujando una historia con claras partes diferenciadas: claro sello Sylvano.
Tendremos ocasión para hablar del trabajo de Alberto a la guitarra, quien mayoritáriamente deja su calidad al servicio de la música, dejando destellos de alta técnica en algunos solos y en ocasiones puntuales y también mención especial a los acordes, en especial los que nos dejan las instrumentaciones, menos planos y buscando dibujos con séptimas, disminuidas, séptimas menores, etc...lo cual enriquecen altamente el resultado final a mi gusto, aunque quizá solo sea perceptible al oído de algunos!
Dentro de la historia, viaje al pasado de nuestra protagonista Sarah a través de la máquina del tiempo: Por fin el nexo de unión de los dos discos anteriores, que también pueden ser leídos en clave de pequeños mini-relatos, autónomos por sí mismos!

"Sangre, Sudor y Lágrimas". Empezamos con mucha potencia. Estamos ante un disco claramente potente, agresivo en la batería y guitarrero, pero que no deja atrás la melodía en ningún caso, dando protagonismo tanto a las instrumentaciones como a las colaboraciones como es el caso con los vientos en forma de flauta por Rafa García Vendrell y los whistle de Zarach Roig de Lèpoka, un clásico en los vientos de la comunidad valenciana.
Este cuarteto valenciano tiene todo un reto para llevar al directo estos temas, con claros tintes épicos y que deberían hacer las delicias de sus seguidores de siempre, así como conseguir una nueva horda de fans.
Elevada duración, prácticamente de 8 minutos para dejarnos plasmada esa parte de la historia en la que Sarah, por error aparece en Ponferrada en el año 1065, habiéndose detectado desde Transylvania un viaje de dos personas, sin posibilidad de retorno. Al parecer se queda encinta y da a luz a una criatura, Eduardo, y dada su superioridad física e intelectual, tiene que cuidar a su hijo desde la clandestinidad, originando el título del tema.

Seguimos ante esta obra de arte con una nueva colaboración muy celebrada, al menos por mi parte, pues no es sencillo encontrar la ocasión para escuchar a Naomi P. Williams cantar en castellano, es decir, la vocalista de Ankor y es en el tema que nos ocupa: "La maldición de Dabria". También su guitarra y compositor David Romeu aporta el solo correspondiente.
Agresivo, más pesado y algo menos melódico, nos deja ese contraste de voz femenina dulce (esta vez no nos deja su faceta más agresiva) y aguda, jugando con la de Alfonso cual musical Disney metal se tratara.
El estribillo nos recuerda sin quererlo una posible inspiración en la conocida balada de Hammerfall, Home of the Brave, y toques de Stravaganzza en el resto. ¿Inspiración? Seguro, pero para conseguir un resultado nuevo y diferente que merece toda nuestra atención.
Tras el estribillo uno de los muchos momentos de protagonismo brillante del incombustible Álvaro con el bajo y un solo que no hace sino más patente el papel imprescindible que juega en todo el lanzamiento.
En la parte novelística, de regreso a 2516, la general Dabria y el jefe de la resistencia Ryan, tienen un duelo verbal, representado en el corte. Así pues, Naomi encarna la bella pero maléfica parte del "enemigo".

Con "Vivo en tu Memoria", tenemos la segunda parte de la "Princesa Prometida" y primer single que vio la luz de este trabajo en formato de videoclip (supera ampliamente el medio millón de visitas en Youtube). Puedes verlo sobre estas lineas, siguiendo la estela y dejando guiños a su ancestro.
En la historia paralela a la del primer disco, esta vez es el hijo de Sarah, Eduardo, el que tiene una relación imposible, que se ve truncada por una muerte fingida. Misma historia, distintos protagonistas,...y es que eso de que la historia se repite...es cierto, aunque no musicalmente hablando!

Suena "La Senda del Olvido". Llega el momento para una balada triste, mágica, melancólica y que nos deja la piel erizada, literalmente hablando, cada vez que la escucho.
Con la colaboración del violín de Mercedes Olmeda de Ignis Anima, encontramos esta pieza dulce, que interpreta Alfonso con una delicada voz. La composición, obra de Alberto Montoya transmite un amor paterno-filial ante unas enfermedades crueles y que es una lacra, como puede ser una demencia o un Alzheimer, que se llevan a la persona mucho antes de que se vaya de cuerpo presente.
Refleja cierta ambigüedad que permite hacer la historia propia en cada uno, por un desamor, una marcha no prevista...y el resultado final, es sencillamente emotivo y exquisito.
De lo mejor y más bonito del disco.

Le sigue el "Espíritu de fuego", que también presentaron en forma de videolyric. Arranca con un dibujo del bajo sencillamente espectacular a las manos de Álvaro y una potente guitarra de Alberto. Espacio para el lucimiento de la percusión de Pinar así como de nuevo para sus puntuales guturales.
Quizá sea este el momento adecuado para hablar del sonido, sencillamente excelente, permitiendo desgranar cada instrumento con lujo y eso es obra de Enrique Mompó y Fernando Asensi, quienes han producido, grabado y masterizado el disco en los Firework, estudios referentes dentro del power estatal.
También cabe mencionar todo el artwork, obra de Joe Arca Design.

Nos acercamos al final con "Arcángel" y es que va llegando la hora de unir todos los cables y nada mejor que este interludio virtuoso de guitarra clásica. En la historia, aparece Ryan 20 años después a rescatar a Sarah y se lleva con ellos a su hijo Eduardo. Desajustes temporales y es que desde historia hasta scifi...no hay desperdicio.
Iniciamos con un riff que me gustará ver como es defendido en directo, pues Alberto ahora sí, tira de técnica para iniciar el tapping/ligado de "Testigos de las estrellas". La orquestación dibuja la frase principal del tema y nos encontramos una pieza de nuevo magistral.
Impresionante el estribillo, dejando claro el sello de Sylvania pero sonando fresco y diferente a la vez. Coros épicos dejan paso al broche de oro, al punto y final, a la ligadura de toda la trilogía y es que diez minutos como hiciera en su momento "Juicio Final", cierran el trabajo. Es el momento de "Por Nuestra Libertad".
Antes de acometer el tema, se desvela que el hijo de Sarah es de Javier (nuestro protagonista del anterior trabajo) y de ahí el viaje de dos personas que se produce al inicio del disco, en la máquina del tiempo.

Como ya comentaba extensa composición, con coros épicos de inicio y que nos dejan para acabar de ligar todo la interpretación un mano a mano de Alfonso con el que fuera vocalista de la banda en el primer volumen: Ángel Órtiz, actualmente en Orient y Daeria.
Es emocionante ver a Ángel de nuevo con Sylvania y ver qué diferente registro tiene, pero que a la vez, qué bien constrasta y liga con el de Alfonso. Si en un directo colabora en este tema, muchos kilómetros y una fuerza muy mayor deberían impedir no estar presente (que es fácil que así sea, por otro lado).
Una voz más brillante y "metálica" como la de Ángel versus un portento natural como es la calidez que también sube hasta el infinito y más allá del titular de la banda: Alfonso, que ha crecido como una bestia vocalmente hablando desde que ocupa este papel en la banda.
Épica más oscura, duelos musicales, duelos vocales y un final mayor cerrando la historia con un sacrificio humano, el de Ryan, que destruye la máquina del tiempo a cambio de su propio vida para salvar a sus amigos; con la piel de gallina y la satisfacción de culminar un trabajo redondo, altamente recomendado. Cierran el disco unas notas de piano de "Mi Juicio Final", que supone que es donde encuentran a Javier en un Madrid del S.XXI, teóricamente mejorado, para acabar de guiñar y dar la mano a todo el trabajo de la banda, que no debería caer en saco roto, sino significar un punto de inflexión para que su influencia llegue más allá de girar por las salas pequeñas o medianas de nuestro país y les sitúe allí donde merece un trabajo de años con estas características.
Un disco que me atrevería a definir de imprescindible dentro del power metal melódico.

Víc Salda
09/04/2019

08/11/2019
María Neila
24/10/2019
Lory LoxX
11/10/2019
Mireia Pérez
04/10/2019
Xandra
26/09/2019
Kristina Vega
20/09/2019
Nika Gaci
13/09/2019
Lida Galeano
22/05/2019
Raquel García
11/01/2019
Ángel Santamaría
17/12/2018
John Portillo



Inicio Noticias Críticas Conciertos Crónicas Entrevistas Satan Arise
Licencia Creative Commons
Satan Arise por www.satanarise.com se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.