SatanArise en Facebook
Crítiques, reviews, novetats de metal, discos, crítica i tracklist - Satan Arise
Canal de Youtube de Satan Arise Satan Arise Twitter Satan Arise Facebook

Frozen Crown + Prima Nocte Rock en Femenino (Torredonjimeno)

Serious Black Acapulco (Gijón)

Bonded Utopía (Zaragoza)

Eternal Idol + Knights of Blood Silikona (Madrid)

SDI Forum Celticum (A Corunha)

Dream Theater - Dream Theater (2013)

Dream Theater - Dream Theater
Dream Theater logo
E.E.U.U.

Dream Theater

Progressive Metal
RoadRunner Records
2013


Temas

1. False Awakening Suite 02:42
2. The Enemy Inside 06:17
3. The Looking Glass 04:53
4. Enigma Machine 06:01
5. The Bigger Picture 07:40
6. Behind the Veil 06:52
7. Surrender to Reason 06:34
8. Along for the Ride 04:45
9. Illumination Theory 22:17

Formación

Voz: James LaBrie
Guitarra: John Petrucci
Bajo: John Myung
Teclados: Jordan Rudess
Batería: Mike Mangini

Crítica

Nuevo disco de Dream Theater, el duodécimo para ser exactos. 9 nuevos temas de mi banda favorita (dato que debe saberse). Al principio cuando lo escuché me pregunté ¿Qué habéis hecho Dream Theater?, no me entró para nada. Mala señal. Todo lo contrario a su predecesor, A dramatic Turn of Events, una joya de la discografía de D.T. Sin embargo a medida que se va escuchando y analizando este disco se va abriendo su interés musical. Aprovecho para remarcar que han participado todos los integrantes en la elaboración/composición musical de los temas, incluido el nuevo batería Mike Mangini. Vamos al lío:

El álbum empieza con una intro que no llega a tres minutos (increíble). Poco tiene que decir, pero a veces es mejor componer lo justo y necesario. De hecho creo que este disco va muy encaminado a lo “justo y necesario”. El tema está estructurado a su vez en tres partes que se diferencian por el rollo que transmite, desde más desgarrador a más ambiental, pero manteniendo un aire menor oscuro y épico, como si se abrieran unas enormes puertas a un tesoro oculto. Eso sí, sin orquestaciones ni parafernalias, mucho guitarreo y teclados ambientas los justos. Intro directa a la bomba del disco.

The enemy Inside, el temazo. Ha sido una sabia decisión tomarlo como el single. Empieza con un riff arrollador hasta que se suaviza con los strings de Rudess hasta entrar la voz de Labrie. Riffs impecables, líneas de voz dramáticas pero potentes, hasta dar sin más con el estribillo. Como todos los estribillos de los singles de D.T., pegadizo y con mucha fuerza. Esto sigue con un solo de teclado (que suena a otros solos hechos en otros discos, pero funciona genial) para reiniciar con un nuevo verso y de nuevo al estribillo. A continuación empieza la típica orgía de solos de guitarra y de teclado, quedando patente la marca de la casa para finalizar con un último estribillo más dramático, con notas largas, para culminar con un agudo de Labrie. Es un tema claramente típico de Dream Theater tanto en estructura como en el aire que juegan sus melodías, y como saben que funciona, ¿por qué dejar de hacerlo?

The Looking Glass. El corte más “rockero” del disco. De hecho su entrada deja perplejo al oyente después de haber escuchado los riffs metaleros del “The enemy Inside”. Un tema fácil, con unas melodías de guitarra que a la larga se les coge cariño y un estribillo extraño de entender a nivel musical. Los versos van cogiendo fuerza durante la canción (menos mal) pero se hace algo repetitiva, fallo con el que no contaba en este disco homónimo de la banda. Después de dos estribillos aparece un solo de Petrucci con mucho feeling, sin prisas, con un bajo de Myung palpable, a lo “Trial of Tears” que acaba cogiendo también su fuerza hasta estallar con el último estribillo. Es un corte algo difícil de tragar al principio y más si lo ponen el tercero.

Para sanar lo anterior, nos encontramos con el corte instrumental Enigma Machine. Fue el primero que escuché cuando tuve el disco en mis manos. La verdad es que me llamaba la atención el título y fui directo a él, resultando ser un tema sin voz. Nos encontramos ante un tema de tralla, con unos riffs que juegan continuamente con la métrica rítmica pero a su vez consiguen embellecer melodías que se van repitiendo con tal de consolidar su estructura. Contiene un color oscuro a lo “Train of Thought”. Me atrevería a decir incluso que es el más progresivo del disco, vamos, seguro que se lo han pasado de puta madre componiéndolo y grabándolo.

The bigger picture es la quinta pista de este trabajo. Es una pseudo balada que habla sobre las dificultades que tuvieron para crear este disco a modo de metáforas, claro está. Un bonito tema, con un fuerte estribillo y unos versos que se dejan las lágrimas a un lado a medida que avanza, cogiendo brillo esperanzador y vena guitarrera. Estructuralmente es muy fácil de entender, con un solo de guitarra por medio que puede recordar al de The Ministry of lost souls, de feeling incalculable, dando paso a un crescendo y unos versos que acabarán la canción sin recuperar el estribillo.

El siguiente tema es Behind the veil. Una canción que me ha sorprendido bastante, y de las que me entraron más fácilmente en la primera escucha. Empieza con un silencio y una melodía ambiental para dejar paso a unos riffs motivadores a lo Metallica, dejando claro que también son una fuente de inspiración para Dream Theater. Una voz de Labrie dura aparece para después romper esa fortaleza y entrar en un estribillo potente y repetir de nuevo la estructura. El aire oscuro de sus versos me recuerda un poco a The Count of Tuscany, y es que la letra habla de la maldad de la humanidad, de lo que es capaz de hacer el ser humano cuando no posee corazón. Sin embargo el estribillo tiene un aire de esperanza, muy cantable, de esos que ponen los pelillos de punta. El tema termina instrumentalmente, recurso no muy utilizado por las bandas y que personalmente me encanta porque te hace reflexionar sobre lo que te ha transmitido la canción.

A continuación tenemos Surrender to reason. El principio no es para nada Dream Theater. Con The Looking glass ya me dio una sensación parecida, pero en este caso es muy exagerado. La letra está escrita por Myung y habla sobre la superación de las dificultades con unos versos a modo de acústico que luego darán paso a la distorsión. El estribillo consta de una melodía vocal que se hace algo pesada pero que se salva por un solo (otro más) de guitarra. La historia va cogiendo rítmica para continuar con más solos donde se aprecia una potente línea de bajo y culminar para un estribillo final. En comparación con todo lo que ha hecho la banda a lo largo de su carrera, éste es un tema más que no llega a destacar y espero que se lo ahorren en los directos.

Antes de culminar el disco, aparece la balada de turno: Along for the ride. O en mi opinión “Beneath the surface 2” porque son bastante parecidas. Un mensaje esperanzador que no acaba de transmitir del todo, con un solo de guitarra normalillo, y unos riffs que no acaban de encajar con la atmósfera de la canción. El solo de teclado utiliza el mismo sonido que Beneath the Surface para más inri (será por sonidos). El nivel de las baladas de Dream Theater está altísimo y ésta se queda corta, pero bueno, es de esas que funcionan bien para hacer cantar al público en los directos y con algo de suerte llegar a emocionar.

Y aquí llega el final de esta obra de pistas de 5-6 minutos, con un esperado tema largo, y tan largo... 22 minutazos y 17 segundos es lo que tardan Dream Theater en decir adiós a su último trabajo, y lo hacen con: Illuminatin Theory.

Empieza con una serie de intros, la primera orquestal y la segunda dream theatera de riffs cañeros para ir abriendo boca a lo que nos espera. Todo y así se podría hablar de una tercera introducción más rítmica que aparece finalizando el minuto 3 y que ya sí da paso a Labrie. Esta voz contiene unos versos que juegan con la rima pero con una letra muy intersante, haciendo preguntas sobre por qué estamos dispuestos a vivir, morir y matar. Después de hacerse tantas preguntas empieza la tercera de las cinco partes que engloba esta teoría de la iluminación, que no es más que un juego de melodías de teclado y guitarras muy currado y que es seguido por un solo de Petrucci donde se queda tan ancho.

Aquí el tema coge un camino ajeno totalmente: unos sonidos ambientales se van desarrollando poco a poco (pero los minutos van pasando sin darte cuenta) hasta dar paso a una orquesta muy del royo de la introducción de “6 degrees of Inner Turbulence” o de una película romántica. La orquesta acaba tocando la sintonía inicial hasta que se rompe con unos breaks de bajo y batería. Labrie desgarra unos versos relacionando aspectos de la vida y de lo que realmente importa a los seres humanos.

La segunda mitad de la canción es otra orgía musical con unos riffs pegadizos y unos solos que solamente Petrucci y Rudess sabrían hacer. Termina con unos versos reflexivos, lentos, dejando toda maquinaria metalera atrás para finalizar con el ambiente épico que suelen utilizar en sus mega-temas. Y aunque parezca que la música termina allá por el minuto 19, un silencio embriaga el ambiente hasta encontrarse con un piano que cierra definitivamente el disco.

Un tema complejo, con cierto riesgo, muchos cambios en su estructura (del palo ABCDAEFG) y con partes interesantes (otras no tanto), pero aun así no creo que esté a la altura de Breaking all Illusions. Cuando se hace un corte de 22 minutos que pretende transmitir al oyente se ha de tener una sensatez gigantesca, porque pienso que esta canción hubiera funcionado mejor si se hubiese dividido en 2 o 3 pistas diferentes.

Parece que los miembros de la banda se han sentado y han escrito exactamente lo que querían hacer, pensando y sintetizando muy bien sus ideas, pero por otro lado pienso que en cierta medida han hecho lo que a ELLOS les ha apetecido hacer, sin pensar en un tiro comercial y/o identificativo, olvidándose un poco de lo que el oyente fan de Dream Theater está acostumbrado a escuchar. Y, teniendo en cuenta mi experiencia, puede ser peligroso. Se nota una madurez musical, tal y como decía Petrucci en las últimas entrevistas, pero creo que les falta la vena desgarradora y arriesgada de sus primeros discos (o de su predecesor), incluso el romper sus propios límites. Por lo tanto, no acabo de visualizar la retrospectiva a la que intentan recurrir.

Caleb
04/10/2013

21/05/2020
Lady Morte
15/05/2020
Susan Power
30/04/2020
Elisa C. Martín
24/04/2020
Marta Sacri
16/04/2020
Queenie (María)
20/03/2020
Paty Delas
13/03/2020
Beka Biosques
20/02/2020
Elena Aznar
14/02/2020
Laura Moral
07/02/2020
Anna Vidal



Inicio Noticias Críticas Conciertos Crónicas Entrevistas Satan Arise
Licencia Creative Commons
Satan Arise por www.satanarise.com se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.