SatanArise + Ondas Subversivas Radio
Crítiques, reviews, novetats de metal, discos, crítica i tracklist - Satan Arise
Canal de Youtube de Satan Arise Satan Arise Twitter Satan Arise Facebook

Ripollet Rock Parc dels Pinetons (Ripollet)

Cauldron + Atrexial + Abisme Upload (Barcelona)

Nothgard + Primeä Metsä + Yggdrassil Upload (Barcelona)

Air Raid + Evil Killer Paberse Matao (Sedaví (Valencia))

Firewind + Guadaña + Raven's Gate Master (Vigo)

TBA Hebe (Vallekas)

Ravenblood Garage (Salou)

Frantic Amber + Expel the Grace Transylvania (Vigo)

Sphinx - Chronos (2013)

Sphinx - Chronos
Sphinx logo
España

Chronos

Power / Heavy Metal
Iron Moon
2013


Temas

1. Chronos [01:15]
2. Esperando absolución [05:15]
3. Tiempo [05:18]
4. Dulce veneno [04:22]
5. Cruce de caminos [04:16]
6. Insomnio [08:50]
7. Paseando por el cielo [03:48]
8. Volver a caminar [05:59]
9. La sangre del pueblo [05:24]
10. Amanda [04:38]
11. Infierno [04:47]
12. Oro Negro [07:59]

Formación

Voz y teclados: Manuel Rodríguez
Batería: Carlos Delgado
Bajo: Pepe Pineda
Guitarra: Santi Suarez
Guitarra: Justi Bala

Crítica

Nuevo y esperado trabajo el de Sphinx el que nos ofrecieron el pasado mes de Octubre. Lo estábamos esperando desde su último disco, "Renacer" allá por el 2008; ya muchos ni siquiera estábamos seguros de que apareciera. Y es que la veterana banda gaditana, que empezó su andadura discográfica en el lejano 2001 con el trabajo de homónimo nombre, pero que lleva más de 20 años de existencia ha evolucionado desde entonces, consiguiendo un huequecito en el corazón ya de los clásicos actuales de este país.

De esta manera llega Chronos a nuestras manos, grabado en los Estudios EC de Lugo de la mano de Iron Moon, después del videoclip presentación del primer tema "Esperando Absolución" que puedes ver sobre estas líneas a modo de aperitivo.

Después de la intro "Chronos" arranca como ya habíamos dicho el tema con el que nos presentaron el álbum. Así "Esperando Absolución" nos dejan a unos Sphinx con su característico sonido de siempre, con su sello y nos demuestran que han pasado los años pero nada ha cambiado, al menos en esencia, puesto que el sonido es mucho más moderno, más pesadas las guitarras y quizá un poco más duro. Vuelven a la banda Justi Bala a las guitarras y Santi Suárez manteniendo la formación más reconocida.

La voz de Manuel Rodríguez, características y santo y seño de la banda sigue siendo fiel a lo que todos teníamos en mente, sin mostrar ni un solo ápice de decadencia, máxime teniendo en cuenta los 22 años que lleva al frente. El tema combina dobles bombos, riffs de guitarra pegadizos y los ingredientes que han llevado a la esfingie a estar en la actualidad musical durante tanto tiempo.

No es casualidad todo este tiempo ahi, y para ello llega el segundo corte "Tiempo". Riff inicial desdodablado, marca de la casa de las manos de Santi Suárez y Justi Bala y un ritmo agalopado en las baterías de Carlos Delgado, nos dejan esos tramos de estribillos pegadizos, voz llevada al extremo agudo de la naturalidad de Manuel y un tema para ser coreado en los directos, sin duda.

El disco avanza sin defraudar ni a seguidores de siempre de la banda como un servidor, y estoy seguro que tampoco a neófitos. Después de un riff inicial muy melódico, nos dan mucha caña con un tema mucho más duro en su composición y guitarra, donde la base del bajo de Pepe Pineda dan la base necesaria para dar esa tralla que recuerda a Judas Priest, por entendernos de algún modo. Contrastan las estrofas con un estribillo mucho más melódico, no exento de dureza, con la aparición de arreglos de guitarras más limpias y teclados, de los que se encarga igualmente Manuel, a la par que de las voces. Así "Dulce Veneno", nos habla de esa parte que puede ser tan dulce como amarga que tiene el amor. Muy trabajado el contraste del tema musicalmente, parejo a la dulzura y la amargura comentadas.

Cuarto tema, quinta pista, es el turno para "Cruce de caminos". Riffs trabajadísimos y complicados dan lugar a un tema muy pegadizo, con una composición de acordes más planos, fáciles de escuchar pero dando pie a un estupendo tema.

Llegamos casi al ecuador del disco con "Insomnio". Una de las características del sonido de Sphinx, es el sonido limpio de guitarras a la hora de hacer arpegios o baladas como ya nos regalaron en Mar de Dioses o Paraíso en la Eternidad y en adelante. El tema no es por ello una balada ni nada por el estilo, sinó un medio tiempo con ligeros aires progresivos, con cambios de ritmo y tempo. Es en este tema donde encontramos prácticamente todas las variantes reconocibles de la banda.

"Paseando por el cielo", triste tema, de más de fácil escucha pero con suficientes matices como para que no canse a pesar de múltiples audiciones, dados los arreglos y matices, da paso a "Volver a Caminar". Son más de 6 minutos de bonita balada donde los andaluces dan rienda suelta al sentimiento y todo ello con un mensaje de ánimo y lucha para seguir adelante cuando estamos heridos en el corazón.

Los temas son de una duración interesante, así pues casi seis minutos nos dejan en las manos de "La Sangre del Pueblo". Riff pesado con arreglos de teclado como gotitas de hielo rompiéndose dan paso a un metal pesado que acaba desembocando en una base rítmica muy presente en las composiciones de la banda, pero todo ello adornado de una dureza guitarrera un poco más fuerte de la habitual.

"Amanda", con un tapping inicial muy melódico, nos deja también un crudo sonido de guitarra rítmica, una grave afinación, quizá algún tono más de la habitual en otros trabajos, como mínimo de los primeros dan paso a una demostración por parte de la banda conforme a que se puede mantener la esencia del sonido y composición, aportando elementos nuevos y frescos, adaptando el sonido a nuevos tiempos, pero siendo invariablemente Sphinx.

El trabajo va llegando a su fin con "Infierno". Un tema que arranca originalmente con un riff de guitarra que se va viendo cortado con trozos más siniestros y arreglos de teclado esenciales a la hora de conseguir esa atmósfera más tenebrosa del averno, con acordes menos planos (no de mayores y menores viven solo las canciones), cambios de ritmo y de tono para regresar de nuevo a la atmósfera macabra de las profundidades donde habitan los culpables de traición y otras mezquindades.

Cierran estos chicos el trabajo con un temazo de 8 minutos, "Oro Negro" que nos recuerda a eso temas de larga duración característicos en cada disco de la banda que usan para cerrar. Un riff muy, pero que muy Maiden o más bien podría decir muy Sphinx, recuerda a "Mar de Dioses" y la historia del submarino ruso. La letra no tiene nada que ver, por supuesto, sinó que habla de las miserias petrolíferas. El tema no puede sinó que hacer las delicias de los seguidores de la banda del número de la bestia, pues en cuanto a estructura, cambios de ritmo, tempo y riffs, sería un digno tema de cualquier buen álbum de los anglosajones. No sería justo no decir que es un temazo también en la onda de Sphinx, que cuenta con todos los ingredientes del buen metal clásico y que es un broche de oro para cerrar este LP.

Así pues, este quinto trabajo de la banda, eterna promesa del metal nacional, nos sigue dejando un muy buen gusto de boca y con ganas de más. A un paso solamente de conseguir la excelencia, lo que si que consiguen es poner en el mercado otro muy buen disco que amplía la gran trayectoria que llevan a sus espaldas y solo esperamos que las adversidades les respeten para poder seguir creciendo, presentando en directo y consagrarles definitivamente arriba.

Víc Salda
20/01/2014

Satan Arise

Inicio Noticias Críticas Conciertos Crónicas Entrevistas Satan Arise
Licencia Creative Commons
Satan Arise por www.satanarise.com se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.