SatanArise en Facebook
Crítiques, reviews, novetats de metal, discos, crítica i tracklist - Satan Arise
Canal de Youtube de Satan Arise Satan Arise Twitter Satan Arise Facebook

Frozen Crown + Prima Nocte Rock en Femenino (Torredonjimeno)

Serious Black Acapulco (Gijón)

Bonded Utopía (Zaragoza)

Eternal Idol + Knights of Blood Silikona (Madrid)

SDI Forum Celticum (A Corunha)

Judas Priest - Redeemer of Souls (2014)

Judas Priest - Redeemer of Souls
Judas Priest logo
Reino Unido

Redeemer of Souls

Heavy Metal
Sony Music
2014


Temas

1. Dragonaut
2. Redeemer of Souls
3. Halls of Valhalla
4. Sword of Damocles
5. March of the Damned
6. Down in Flames
7. Hell & Back
8. Cold Blooded
9. Metalizer
10. Crossfire
11. Secrets of the Dead
12. Battle Cry
13. Beginning of the End
14. Snakebite
15. Tears of Blood
16. Creatures
17. Bring It On
18. Never Forget

Formación

Voz: Rob Halford
Guitarra: Glenn Tipton
Guitarra: Richie Faulkner
Bajo: Ian Hill
Batería: Scott Travis

Crítica

Esperado y controvertido el disco que nos ocupa, así podríamos definir de primeras el nuevo disco de los Judas. Después de una larga gira de despedida (despedida que finalmente no fue tal), los británicos nos prometieron un nuevo disco que devolvería el sonido del grupo a sus raíces. Así definía la propia formación este nuevo disco, sucesor de un “Nostradamus” que recibió críticas y alabanzas por igual debido al cambio de rumbo que tomo el grupo respeto al sonido que siempre los había caracterizado y, por otro lado, una duración que hacía de ese disco algo menos “escuchable”.

Otro factor que hace de Redeemer of Souls un disco especial en la discografía de Judas Priest es que en él se encuentran los primeros temas compuestos por la formación sin su icónico guitarrista KK Downing, pilar fundamental del grupo que fue sustituido por Richie Faulkner antes de iniciar la antes mencionada “gira de despedida”. Por si fuera poco, Redeemer of Souls es, además, una prueba de fuego al estado vocal de uno de los frontmans más carismáticos y amados del panorama metálico en toda su historia, Rob Halford.

Todo este conjunto de hechos no hacían más que incrementar las ganas de los seguidores de la banda para escuchar algo nuevo de estos, pero a la vez hacían crecer exponencialmente las dudas sobre este nuevo disco, el cual debía soportar la presión propia de un lanzamiento de estas características, hecho que siempre ocurre cuando una banda clásica lanza al mercado un nuevo trabajo.

Hablando ya sobre el álbum en sí, nos encontramos con un disco que resume bastante fielmente las diversas etapas por las cuales ha pasado la formación británica a lo largo de su ya extensa historia, teniendo en si mismo algunos puntos álgidos que hacen las delicias del oyente (mención especial a las cuidadísimas guitarras que suenan de maravilla durante todo el disco) pero a la vez algunos bajones importantes que restan de calidad al esperado nuevo trabajo de Judas Priest, y es que, en un disco con ni más ni menos que dieciocho canciones (trece más cinco a modo de extra), es muy difícil que se mantenga una calidad uniforme en todos los temas que lo componen.

El disco es abierto por la potente “Dragonaut”, una declaración de intenciones en toda regla que demuestra como la fuerza y la garra de la formación sigue presente con ese heavy metal que solo ellos saben hacer pese al paso de los años. “Redeemer of Souls”, tema que le prosigue y que da título al álbum, mantiene la calidad del tema antes mencionado con un riff marca de la casa y un duelo de solos de altísima calidad. “Halls of Valhalla” no atesora menos calidad que sus predecesoras, con un fantástico inicio dónde las guitarras van creciendo en intensidad hasta desembocar en uno de los temas más directos del disco.

“Sword of Democles” destaca por su gran riff principal y una más que interesante parte acústica que lleva el tema a concluir de una manera contundente, y “March of the Damned” es un tema pesado y cañero que entra muy fácilmente al oyente.

“Down in Flames” quizás es un tema que baja el listón visto hasta el momento en el disco (era imposible que esto no ocurriera en algún momento). El tema que le sigue es “Hell & Back”, un tema que no termina de aportar demasiado pese a tener unas ideas bastante buenas.

“Cold Blooded” es un tema interesante que combina guitarras eléctricas y acústicas que, en mi opinión, recupera en cierta medida la intensidad que el disco había perdido con los dos temas anteriores, pese a no llegar al nivel del quinteto inicial del álbum.

Y ahora es cuando llegamos a “Metalizer”, que nos despierta con un chillido de Rob y con un doble bombo intenso que nos lleva otra vez al heavy metal más característico de los Judas (¿alguien ha dicho Painkiller?). Pese a las muchas comparaciones que se le han atribuido a la canción con el amado disco, quizás es apuntar demasiado alto en un tema que, pese a ser de los mejores del disco, mantiene ese Rob llano que predomina a lo largo del disco y que no termina de despuntar.

Interesantísimo tema es “Crossfire”, que hace de una melodía al más puro estilo blues un torrente metálico que desemboca otra vez al sonido inicial del tema para volver de nuevo al heavy metal cañero de toda la vida. De lo mejor del disco.

“Secrets of the Dead” es un tema rebajado en intensidad respecto el resto del álbum pero que destaca por unas guitarras que le dan una atmosfera oscura única al tema que personalmente me gusta mucho. El siguiente tema es “Battle Cry”, que nos devuelve esa intensidad que se había perdido en los dos temas anteriores con unas guitarras afiladas desde el primer momento, pero que no destaca especialmente una vez el tema ha arrancado definitivamente.

El disco (temas extra aparte) es finalizado con “Beginning of the End”, una balada acústica que destaca por su emotividad y que pone punto y final al disco de manera inmejorable.

Respeto los mencionados temas extra (cinco en total), destacan el dúo formado por “Snakebite”, vacilona como pocas y “Tears of Blood”, que devuelve las revoluciones más metálicas al disco. “Creatures” y “Bring It On” se encuentran en un peldaño inferior en cuanto a calidad pese a no ser para nada malas canciones.

Finalmente, el nuevo disco de los Judas (¿y su carrera discográfica?) es concluido por “Never Forget”, una preciosa balada que, con una letra emotiva como pocas, pone el broche final a un nuevo disco del Sacerdote.

A modo de resumen, decir que estamos delante de un disco bueno, bastante bueno de hecho, pero que peca de irregular: seguramente si se le hubieran recortado unos cuantos temas el disco hubiera quedado muchísimo más redondo de lo que ha resultado finalmente, independientemente de las razones por las cuales se haya decidido incorporar al disco final tal cantidad de canciones.

Respecto al hecho de si cumple o no las expectativas que levanta un disco de tal banda como los Judas Priest, yo diría que sí. Evidentemente quien esperase que este disco fuera un nuevo British Steel, un Screaming for Vengance o un Painkiller saldrá decepcionado después de la escucha, pero dudo mucho que esa sea la intención de los británicos y la esperanza de los seguidores en el año 2014, cuando algunos de los componentes de la banda ya superan los 60 años y cuando la inspiración va irremediablemente a la baja.

De todos modos, si quieres escuchar una digna recreación de lo que ha sido Judas Priest en estos más de 40 años que lleva la banda en activo y una demostración de la calidad que aun atesoran estos mitos del metal, Redeemer of Souls cumplirá las expectativas puestas en él.

Víctor Vallespir
22/08/2014

21/05/2020
Lady Morte
15/05/2020
Susan Power
30/04/2020
Elisa C. Martín
24/04/2020
Marta Sacri
16/04/2020
Queenie (María)
20/03/2020
Paty Delas
13/03/2020
Beka Biosques
20/02/2020
Elena Aznar
14/02/2020
Laura Moral
07/02/2020
Anna Vidal



Inicio Noticias Críticas Conciertos Crónicas Entrevistas Satan Arise
Licencia Creative Commons
Satan Arise por www.satanarise.com se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.