SatanArise en Facebook
Crítiques, reviews, novetats de metal, discos, crítica i tracklist - Satan Arise
Canal de Youtube de Satan Arise Satan Arise Twitter Satan Arise Facebook

Frozen Crown + Prima Nocte Rock en Femenino (Torredonjimeno)

Serious Black Acapulco (Gijón)

Bonded Utopía (Zaragoza)

Eternal Idol + Knights of Blood Silikona (Madrid)

SDI Forum Celticum (A Corunha)

Neal Morse - Songs From November (2014)

Neal Morse - Songs From November
Neal Morse logo
E.E.U.U.

Songs From November

Progressive Rock
InsideOut Music
2014


Temas

1. Whatever Days 4:46
2. Heaven Smiled 4:14
3. Flowers In A Vase 4:15
4. Love Shot An Arrow 4:18
5. Song For The Free 4:27
6. Tell Me Annabelle 4:21
7. My Time Of Dying 4:36
8. When Things Slow Down 3:24
9. Daddy’s Daughter 4:44
10. Wear The Chains 4:04
11. The Way Of Love 4:31

Formación

Teclados, voces, guitarra, bajo y percusión: Neal Morse
Batería: Gabe Klein
Instrumentos de cuerda: Chris Carmichael
Saxofón: Jim Joke
Trompeta: Steve Herrman
Percusión: Eric Darken
Voces: Regina y Alfreda McCrary, Wil Morse y Eric Gillette

Crítica

Nuevo disco del incansable Neal Morse, músico al cual no le falta inspiración pues su trabajo parece no alcanzar límites reconocibles cuando se sacan tantos y tantos álbumes de tan alta calidad año tras año. Mientras que su última aparición discográfica fue de la mano de Transatlantic en este mismo 2014, no es desde el 2012 que Neal no lanzaba un nuevo disco en solitario. Así pues, los amantes del progresivo teníamos una fecha marcada a fuego en el calendario para ver que nos depararía este nuevo trabajo y como nos podría sorprender el nuevo álbum del multinstrumentista.

El polifacético Neal Morse, en este Songs From November, ha cambiado radicalmente el rumbo de su estilo musical ofreciéndonos un álbum mucho más “sencillo” de lo que su rock de índole más progresiva nos había mostrado hasta ahora. Y ojo cuando digo sencillo, pues es mucho decir de este músico capaz de todo y de más, hecho más que palpable y que vuelve a demostrar en este nuevo larga duración lleno de matices i momentos álgidos por doquier, pero que irremediablemente nos transporta a un universo musical que difiere mucho de lo que estamos acostumbrados por estos lares, donde el metal más crudo reina a sus anchas. Pese a todo, vamos a ablandar nuestros corazoncitos metálicos para afrontar este nuevo trabajo del multinstrumentista americano que, pese a dejar de lado melodías intrincadas y complejas y pasar ofrecer canciones mucho más accesibles y simples, es disfrutable desde el minuto uno hasta su final.

Primero de todo, decir que estamos ante un trabajo que tiene una accesibilidad rotundamente elevada, tanto para el público más progresivo como para aquellos que disfruten con canciones de índole más popera. Solo con decir esto ya podemos pensar que muchos se tiraran atrás ante esta obra, pues no son pocas las veces que, solo con el dichoso calificativo, ya renunciamos a la escucha de un álbum. Pero no creo que las canciones que nos ofrece Songs From November se merezcan solamente la etiqueta de “pop” o “pop-rock”, pues sería simplificar más de lo debido algo que, solamente a sabiendas de quien proviene, merece aunque sea un intento.

Por si no fueran claras las explicaciones que Neal Morse pudiera haber dado antes del lanzamiento del álbum, o de si el single “Heaven Smiled” (preciosa balada al más puro estilo “Shine” o “We All Need Some Light” de Transatlantic) no dejara claras las intenciones del músico en este disco, “Whatever Days” nos muestra esta faceta más alegre y popera del artísta, una canción que es acompañada de saxos y trompetas y que, hablando por mí, me arrancó una sonrisa al momento de escucharla. Oigan, ojalá todos los temas poperos sonaran así y tuvieran tal calidad.

“Flowers in a Vase” nos enamora con una línea lírica acompañada de harmonías vocales, y “Love Shot an Arrow”, la “piano-balada” del álbum, nos trae unas melodías melancolícas pero a la vez deliciosas. Canciones como “Song for the Free” (una de mis favoritas del disco) te alegran el día con su contagiable alegría, y “Tell Me Annabel”, “My Time of Dying” o “When Things Slow Down” siguen los patrones mostrados hasta el momento para ofrecer encantadores acordes y melodías que sí, que no dejan de seguir sencillos patrones, pero que valen su peso en oro.

La sentimental “Daddy’s Daughter” consigue transmitirnos la ternura que Neal siente cuando canta y cuando compone, y “Wear the Chains” tiene ese ritmo lento que acaba por convertirse en un alegre estribillo para terminar deshaciéndose otra vez lentamente. Songs From November cierra con la rockera “The Way of Love” y, la verdad, pese a no estar acostumbrado a escuchar este tipo de música, los 47 minutos que dura el trabajo no me parecieron en ningún momento tediosos o repetitivos. Quizás aquí reside la virtud de Neal Morse, esa capacidad de transmitir al oyente los sentimientos que él quiera cómo él quiere.

¿Un resumen para la nueva obra del señor Neal Morse? Pues muy difícil se me pone, la verdad. Podríamos decir que este disco merece una reseña final desde dos puntos de vista relativamente alejados: primero de todo, decir que el álbum consigue ofrecer lo que el músico y la propia música está buscando. Ese tinte al más puro estilo cantautor domina en el disco a lo largo de todo su minutaje y, si eso es lo que precisamente Neal estaba buscando, ¿cómo podemos ofrecer una valoración negativa de este? Lo que él quería, lo ha conseguido, esto es así. Pero aquí entramos en la segunda variante de esta conclusión final (que tanto me está costando explicar, todo sea dicho). Solo con escuchar el nombre de Neal Morse ya nos vienen a la cabeza largas piezas épicas de treinta minutos, y es más que inevitable que hasta sus oyentes más fieles no encuentren aquello que ansían del músico y no consideren que esta obra esté a la altura de sus predecesoras. Pero no creo que lo oportuno en este caso sea comparar este trabajo con los anteriores, sino más bien tomarlo como un punto de partida nuevo para el artista y verlo como una oportunidad de crear algo diferente y ofrecer al oyente aquello que no había podido escuchar antes del autor en cuestión.

Puesto que la grabación del siguiente disco de Neal está programado para finales de este mismo año y no debemos preocuparnos de un cambio de estilo ni nada parecido, creo que sería estúpido entrar en el típico “debería haber hecho tal o cual” y, resumiendo lo resumido, creo que estamos ante un álbum cien por cien disfrutable que busca algo que el artista no había creado en estos últimos años, y esto es algo que consigue y de sobras. Y no os voy a engañar, no es este el disco que me pondría yo una tarde cualquiera, pero no por eso merece menos reconocimiento.

El disco lo puede disfrutar todo el mundo pero a la vez no todo el mundo lo puede disfrutar. La cuestión es: ¿Por qué no dejamos de lado las etiquetas y nos dedicamos simplemente a degustar estas preciosas canciones de 4 minutos?

Víctor Vallespir
09/09/2014

21/05/2020
Lady Morte
15/05/2020
Susan Power
30/04/2020
Elisa C. Martín
24/04/2020
Marta Sacri
16/04/2020
Queenie (María)
20/03/2020
Paty Delas
13/03/2020
Beka Biosques
20/02/2020
Elena Aznar
14/02/2020
Laura Moral
07/02/2020
Anna Vidal



Inicio Noticias Críticas Conciertos Crónicas Entrevistas Satan Arise
Licencia Creative Commons
Satan Arise por www.satanarise.com se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.