SatanArise en Facebook
Crítiques, reviews, novetats de metal, discos, crítica i tracklist - Satan Arise
Canal de Youtube de Satan Arise Satan Arise Twitter Satan Arise Facebook

Frozen Crown + Prima Nocte Rock en Femenino (Torredonjimeno)

Serious Black Acapulco (Gijón)

Bonded Utopía (Zaragoza)

Eternal Idol + Knights of Blood Silikona (Madrid)

SDI Forum Celticum (A Corunha)

Flying Colors - Second Nature (2014)

Flying Colors - Second Nature
Flying Colors logo
E.E.U.U.

Second Nature

Progressive Rock
Mascot Label Group
2014


Temas

1. Open Up Your Eyes 12:24
2. Mask Machine 6:06
3. Bombs Away 5:03
4. The Fury of My Love 5:10
5. A Place in Your World 6:25
6. Lost Without You 4:46
7. One Love Forever 7:17
8. Peaceful Harbor 7:01
9. Cosmic Symphony 11:46

Formación

Voz: Casey McPherson
Guitarra: Steve Morse
Bajo: Dave LaRue
Teclados: Neal Morse
Batería: Mike Portnoy

Crítica

Solamente han pasado dos años y ya tenemos aquí la segunda entrega de Flying Colors, o lo que es lo mismo, la superbanda de rock progresivo formada por Mike Portnoy, Neal Morse, Dave LaRue, Steve Morse y Casey McPherson, casi nada vamos. Con tanta calidad musical que atesora esta banda, ya solamente en los nombres de sus integrantes, mucho esperaba el público de su primera entrega, una entrega, pero, que quizás supo a poco debido a sus matices demasiado poperos y menos cercanos al progresivo más habitual que han practicado cada uno de los cinco miembros de la formación.

Esta segunda entrega, Second Nature, es ni más ni menos que una segunda oportunidad para aquellos a quién les supo a poco el primer disco pero a la vez es una continuación para aquellos que ya disfrutaron de su álbum homónimo. Este nuevo trabajo de los Flying Colors sirve para delimitar finalmente las líneas maestras de este proyecto pero a la vez para difuminarlas un pelín más, pues para nada mantiene un estilo uniforme a lo largo de su duración, ya que consigue mezclar una variedad bastante interesante de estilos dentro, obviamente, del propio estilo de la banda (que para nada dista exageradamente de lo visto con anterioridad).

“Open Up Your Eyes”, tema que abre Second Nature, es, sin lugar a dudas, el mejor del disco, así ya de entrada. En esta canción es donde vemos las claras influencias más rocambolescas y progresivas de la formación, unas melodías que las podrían haber firmado los propios Transatlantic, vamos. A lo largo de sus 12 minutos, la banda nos transporta en un viaje de emociones que no parará hasta su final, un viaje, en mi opinión, que cambia de rumbo drásticamente al terminar este grandioso y excelso tema, pues las canciones que proceden al tema anteriormente mencionado siguen un poco por las directrices marcadas en el anterior trabajo de la banda. Sin entrar en comparaciones, aún, con el anterior disco, debo decir que me hubiese encantado que la banda hubiese seguido por el camino de Open Up Your Eyes. Quizás el espíritu de la banda no es ese y, es evidente, que Flying Colors no nació con la idea de parecerse a Transatlantic, pero es inevitable en mi sentir una sensación de bajón al seguir con el álbum tras semejante temón.

“Mask Machine”, single del disco que sirvió para presentar de nuevo la banda en forma de video, es un tema pegadizo y marchoso. Si bien a primeras no me termino de convencer, a lo largo de las escuchas me parece una muy buena elección como tema referencia de Second Nature, y es que no son pocas las veces que me encontrado a mi mismo tarareando el estribillo inconscientemente. El tema que le sigue es “Bombs Away”, un tema que afloja un pelín el ritmo para entrar en una sección del disco más lenta pero a la vez más elaborada. Con un estribillo de nuevo a la altura de las circunstancias, esta canción nos adentra a terrenos más “funkies” para dejar ver algunas líneas de bajo marca de la casa para luego entrar en una sección más melódica que cierra la canción dejándonos un gran sabor de boca.

“The Fury of My Love” se nos presenta como una balada a modo de piano-voz a la que se le suman el resto de instrumentos para alcanzar el momento álgido en el estribillo para así llegar a la sección alegre del tema que lleva al oyente a uno más de los brillantes solos de Steve Morse. No hace falta, a estas alturas, alabar a este gran guitarrista que, a lo largo del disco, nos emociona en cada una de sus líneas. “A Place In Your World” es un tema mucho más animado que el anterior y nos muestra la faceta más rockera del grupo, con unos riffs simples pero efectivos que logran su cometido. Los estribillos a lo largo del disco son realmente buenos y son así uno de los puntos fuertes de Second Nature y, este caso, no es ninguna excepción.

“Lost Without You” es un tema el cual me inspira una doble sensación al escucharlo. Si bien la idea del tema es bastante buena, pues ese ritmo bajo que acaba en un estribillo grandilocuente les funciona a la perfección, tengo una pega para él: la voz que dobla la principal en el estribillo tiene casi exactamente los mismos matices que el tema “The Raven That Refused To Sing” de Steven Wilson. No sé si a los demás mortales les pasará lo mismo, pero es que me es inevitable acordarme de ese grandioso tema al escuchar esta canción, y eso me confunde enormemente cuando la escucho. De todos modos, ese anecdótico hecho no hace de la canción menos buena de lo que es, que lo es, y bastante.

La siguiente canción es “One Love Forever”, tema que es introducido por unas geniales melodías a piano acompañadas por una excelente guitarra y una sólida base que serán el “hilo argumental” de la canción. Una canción que, pese a que no destaca demasiado en el álbum, no desentona con el ritmo seguido a lo largo del disco y nos marca unos compases alegres que nos invitan a seguir con las dos últimas canciones de este Second Nature.

“Peaceful Harbor” queda sin dudas como la canción más delicada del disco, unas melodías deliciosas y tranquilas que son acompañadas por un maravilloso jugueteo de guitarras que envuelven al oyente en una sensación melancólica. Destacar el momento álgido del tema, donde varias voces corean el riff principal de la canción mientras son acompañadas por el solo de Morse y una base rítmica constante pero firme. Un gran tema sin duda.

Y, finalmente, el tema que cierra el disco es “Cosmic Symphony”, una nueva canción que roza las 12 minutos y que es subdividida en tres (Still Life of the World, Searching for the Air y Pound for Pound) y pone punto y final al nuevo disco de Flying Colors de forma excepcional. Con una entrada misteriosa y delicada a ritmo de unos remarcables riffs de bajo y una constante melodía de teclado, el tema rompe a ritmos progresivos que no habíamos escuchado a lo largo del disco desde la primera canción de este. El ritmo de la canción es muy diferente a lo escuchado en “Open Up Your Eyes”, pues “Cosmic Symphony” se caracteriza por mantener un ritmo bastante lineal (que no aburrido) durante su duración, y la experimentación con los sonidos se ve claramente más limitada por el mero hecho de que la canción no lo pide en ningún momento. La canción se desarrolla pausadamente con secciones donde destaca la instrumentación o la voz, con el fin de despertar el interés del oyente a partir de melodías que despiertan diferentes sensaciones y emociones. Así pues, la canción finaliza al mismo ritmo que empezó: dulce, delicada y pausada.

¿Sensaciones sobre este segundo disco de Flying Colors? Realmente buenas, la verdad, y mucho mejores que cuando pudimos escuchar el primer disco de estos. La banda ha experimentado un crecimiento notable en sus composiciones y la mejoría es palpable en la mayoría de sus canciones. ¿Pegas? Las hay, evidentemente. La banda sigue reflejando un estilo de música que no es demasiado acorde con lo que esperamos de sus músicos muchas veces, unos músicos que pese a que hacen una labor impecable (si, Portnoy toca cuando tiene que tocar) es inevitable que más de una hora pueda resultar un tanto aburrida para algunos, pese a que, insisto, Second Nature no incluye ninguna canción mala. Simplemente, a veces se echa de menos un refresco a modo de más variedad.

Second Nature es una continuación de Flying Colors (el álbum), un disco que sigue las directrices más poperas que caracterizaron en un principio al grupo pero que a la vez es dotado de nuevas ideas más rebuscadas y complejas que dan al disco una frescura de la que quizás no gozaba el anterior disco.

Ya veremos la continuidad que tendrá esta formación y si, en caso de que sigan después de su inminente corta gira, seguirán su cambio hacia terrenos más progresivos o si, por el contrario, se quedaran donde están ahora.

Víctor Vallespir
02/10/2014

21/05/2020
Lady Morte
15/05/2020
Susan Power
30/04/2020
Elisa C. Martín
24/04/2020
Marta Sacri
16/04/2020
Queenie (María)
20/03/2020
Paty Delas
13/03/2020
Beka Biosques
20/02/2020
Elena Aznar
14/02/2020
Laura Moral
07/02/2020
Anna Vidal



Inicio Noticias Críticas Conciertos Crónicas Entrevistas Satan Arise
Licencia Creative Commons
Satan Arise por www.satanarise.com se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.