SatanArise en Facebook
Crítiques, reviews, novetats de metal, discos, crítica i tracklist - Satan Arise
Canal de Youtube de Satan Arise Satan Arise Twitter Satan Arise Facebook

Frozen Crown + Prima Nocte Rock en Femenino (Torredonjimeno)

Serious Black Acapulco (Gijón)

Bonded Utopía (Zaragoza)

Eternal Idol + Knights of Blood Silikona (Madrid)

SDI Forum Celticum (A Corunha)

Dream Theater - A Dramatic Turn of Events (2011)

Dream Theater - A Dramatic Turn of Events
Dream Theater logo
E.E.U.U.

A Dramatic Turn of Events

Progressive Metal
Warner Music
2011


Temas

1.On the Backs of Angels 8:42
2.Build me up, Break me down 6:59
3.Lost Not Forgotten 10:11
4.This is the Life 6:57
5.Bridges in the Sky 11:03
6.Outcry 11:24
7.Far from Heaven 3:56
8.Breaking All Illusions 12:25
9.Beneath the Surface 5:26

Formación

Voces: James LaBrie
Guitarra: John Petrucci
Teclados: Jordan Rudess
Bajo: John Myung
Batería: Mike Mangini

Crítica

La última obra de Dream Theater y la primera sin Mike Portnoy a la batería. Nos encontramos con, sin duda, uno de los mejores álbumes de los maestros del Metal Progresivo.

El disco empieza con On the back of angels. Un tema 100% Dream Theater, calificable como el single del disco. Estribillos pegadizos, con teclados envolventes y guitarras pesadas típicas de Petrucci. Utilizan, en este tema, un recurso tópico en la banda: La canción empieza con una introducción instrumental hasta la voz de Labrie, dando paso a dos estrofas y un pre-chorus. Sin embargo, el chorus no se llega a dar lugar y rompen la estructura con unos riffs que más tarde se vuelven a realizar. Después se repite el proceso de estrofa, pre-chorus y ahora sí entre el estribillo demoledor. Luego nos embriagan con solos de guitarra monumentales, y una entrada colosal al estribillo final, terminando con un outro instrumental de un minuto de duración, dejando la canción como una obra completada, casi casi comercial, pero con el espíritu de Dream Theater en cada nota.

La siguiente pista que da paso el disco es Build me up, Break me down. Estamos ante uno de los temas más extraños del álbum. Al contrario del anterior, no se aprecia ese espíritu progresivo, que hace cambiar el rumbo de la canción cada cuatro compases. Se trata de una canción lineal, con un estribillo muy sencillo, muy lírico, que termina con gritos de rabia de Labrie anunciando el propio título, acompañados con los coros de Petrucci. Un tema lento, pesado y de corta duración para tratarse de D.T.

Pasamos directamente a Lost not forgotten. Con una introducción de sonidos de un caballo cabalgando, Rudess nos deleita con un solo de piano clásico, que a los dos minutos del tema rompe de lleno con unos riffs de guitarra que desembocan en un huracán de sonidos entre el resto de los instrumentos progresivo al 100%. Sin duda es aquí donde D.T. demuestran hasta qué punto llega su locura compositiva, que sin embargo las personas que no aprecien el metal progresivo puedan considerarlo inapropiado o totalmente desestructurado. Sin embargo Margini demuestra que se merece el puesto como batería de D.T. con creces en este momento.

A continuación el huracán se relaja dando paso a una guitarra pesada y lenta donde entra Labrie a la voz, con tonalidades casi árabes. Con unos estribillos arrasadores, D.T. nos enseñan la fuerza que son capaces de transmitir en este tema, que sin duda es de los mejores del álbum.

Seguimos con la primera balada del disco This is the life. Dream Theater no solamente saben de metal progresivo o thrash metal. Son expertos en hacer baladas que ponen los pelos de punta. Véase temas como Hollow years o The answer lies Within. Aquí vuelven a sorprendernos con un tema, no muy duradero pero conciso. Empieza lento, con sonidos ambientales y un Labrie que transmite perfectamente en cada nota. El tema termina con un estribillo final, más duro, con coros y un protagonismo de Petrucci a la guitarra que culmina la balada tal y como la inicia.

Continuamos la review con Briges in the sky. Estamos ante posiblemente el mejor tema del álbum. Un tema de once minutos que lo tiene todo. Empieza con unas plegarias propias de un chamán para dar paso a unos coros angelicales que hacen erizar la piel. Nada propio de D.T. Al minuto y medio comienzan los riffs de Petrucci y Margini a la batería que te ponen a tono. Esto sí es Dream Theater. Al rato, pero sin llegar a hacerse pesado, empieza Labrie con las primeras estrofas hasta un pre-chorus, realizando así la misma estrategia descrita en el primer tema del disco. Se repiten los riffs del inicio y la voz vuelve a la carga con una nueva estrofa con ligeras variaciones, unas guitarras más desenvueltas a punto de estallar de nuevo en el pre-chorus y dando paso a un estribillo brutal, pegadizo donde Labrie nos embriaga con un agudo final demoledor. A continuación los músicos dan paso a un juego de melodías entre el teclado y la guitarra, doblándose entre ellos y terminando en un solo de Petrucci, que no tiene nada que envidiar al resto. Finalmente vuelve al pre-chorus y el estribillo final, completando el tema de nuevo con los sonidos-plegarias del chamán.

Outcry es la siguiente pista. Otro tema que pasa los 11 minutos de duración. Se trata de una pista que está a las alturas de la anterior. Con sonidos electrónicos y una guitarra de riffs pesados en las estrofas culminan en un pre-chorus con Labrie y Rudess, muy silencioso para dar paso a un estribillo con garra, fuerte y con una letra digna de admiración. Aquí se ve claramente la grandeza de Petrucci como letrista y compositor. Outcry recuerda a temas del disco Systematic chaos, progresivo, duro y con letras dramáticas que transmiten mucha fuerza.

El siguiente tema es de nuevo una balada escrita por James Labrie: Far from heaven. Podría considerarse el tema más flojo del disco, pues de las tres baladas, es la menos duradera y la más simple (teniendo en cuenta que hablamos de músicos que no saben componer melodías simples). Rudess y Labrie desarrollan un tema que llega a transmitir pero que a veces da la sensación de no saber qué viene ahora y qué no, así como el final que queda abierto y con ganas de un punto y final.

Breaking all illusions. El tema del disco más admirado por los fans de Dream Theater. Pogresivo en estado puro. Empieza con una melodía de guitarra doblada por el teclado rompiendo todo esquema rítmico que te induce a una de las mejores obras de la carrera artística de la banda. Estamos ante doce minutos y medio, donde solamente la introducción hasta el inicio de Labrie ya dura dos minutos. La voz empieza de manera tranquila, como contando una historia, con un bajo palpable de Myung, haciéndose notar perfectamente y aparcando la guitarra a un lado. A continuación entra un pre-chorus que se acaba rompiendo para dar paso a unos riffs más animados y un Labrie más rasgado. La canción sube progresivamente transmitiendo fuerza al oyente con unos teclados que se salen y culminando con el primer estribillo, de letra sencilla, para dar paso a un nuevo juego de instrumentos por turnos entre Petrucci y Rudess.

A continuación la canción cambia de rumbo con una batería y una melodía muy semejante al tema In the presence of enemies. Petrucci se deleita con un solo que pone los pelos de punta, lento al principio, casi jazz, haciendo sentir cada cuerda que toca, con un bajo y una batería muy rítmicos de fondo.
Finalmente el tema estalla de nuevo con más melodías de teclados y guitarras devolviendo la fuerza perdida y culminando con el pegadizo estribillo final.

Al fin, la última pista del disco se trata de Beneath de Surface. Una balada de nivel 10, compuesta por John Petrucci a la letra y a la música. Empieza con sonidos de gotas de agua cayendo para dar paso a una guitarra acústica y una voz de Labrie suave hasta el estribillo. Con el acompañamiento de unos violines y celos de fondo, continúa la canción de nuevo hasta un segundo estribillo. A continuación se da paso a un solo de teclado acompañado del cuarteto de cuerda con ligeros stacattos que le dan belleza al tema. Labrie vuelve a la voz con una línea melódica diferente, melancólica para culminar el tema con un estribillo subiendo su voz una octava. Un tema corto pero claro, conciso, una balada que no exige progresión por ningún lado, solamente transmitir. Una pequeña obra ambiciosa totalmente del puño y letra de John Petrucci.

Resumiendo, A dramatic turn of events lo tiene todo. Dream Theater han puesto toda la carne en el asador y han dejado el listón muy alto. Han demostrado a todos los fans que la marcha de Mike Portnoy no ha afectado al nivel de la banda ni compositivamente ni en sus directos. Es un álbum muy variado, donde se proyecta el espíritu de Dream theater: progresión, fuerza, calidad compositiva y unas letras que siempre te enseñan algo nuevo en cada escucha.

Caleb
23/11/2011

21/05/2020
Lady Morte
15/05/2020
Susan Power
30/04/2020
Elisa C. Martín
24/04/2020
Marta Sacri
16/04/2020
Queenie (María)
20/03/2020
Paty Delas
13/03/2020
Beka Biosques
20/02/2020
Elena Aznar
14/02/2020
Laura Moral
07/02/2020
Anna Vidal



Inicio Noticias Críticas Conciertos Crónicas Entrevistas Satan Arise
Licencia Creative Commons
Satan Arise por www.satanarise.com se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.