Crítiques, reviews, novetats de metal, discos, crítica i tracklist - Satan Arise
Canal de Youtube de Satan Arise Satan Arise Twitter Satan Arise Facebook

Serious Black Utopía (Zaragoza)

Guadaña + Indrid Silikona (Madrid)

Legion Zorrotzako Gaztetxea (Bilbao)

Skull Fist + Screamer Soho (Burgos)

Dry River - Cuarto Creciente (2022)

Dry River - Cuarto Creciente
Dry River logo
España

Cuarto Creciente

Progressive Rock
Autoproducido
2022


Temas

01. Culpable
02. Segundo intento
03. La libertad
04. La serpiente
05. Si estás tú
06. Capitán Veneno
07. Calles inundadas
08. Funeral
09. Despedida

Formación

Voz: Ángel Belinchón
Guitarra: Guillermo Guerrero
Guitarra: Matías Orero
Bajo: David Mascaró
Batería: Pedro Corral
Teclados: Miquel Centelles

Crítica

Para todos los amantes y seguidores del Rock y el Rock progresivo, debería ser sabido que Dry River es el grupo que no les tendría que faltar en su catálogo de discos y más aún si cabe, de entre los discos más escuchados en la colección que con tanto cariño alineamos en nuestras estanterías.

Banda de Castellón y con una trayectoria sobresaliente de 12 años desde aquél genial “El Circo de la Tierra”, han insuflado frescura en el panorama musical español con su Rock/Metal ecléctico y progresivo, etiquetándose ellos mismos como “Rock surtido Cuétara” y es que a los hechos me remito, pues el abanico que abarcan es bastante amplio y suculento teniendo como referencias grupos como Queen o Dream Theater, entre otros.

El culmen de su carrera llegó con “2038” (el “A Night at the Opera” de Queen), obra que les encumbró como uno de los grupos más reconocidos en su campo, pues no es para menos, porque facturaron un disco redondo (valga la redundancia) con canciones perfectas y perfeccionadas siguiendo la trayectoria y superándo la de “Quien tenga algo que decir...”. Pero como todo en esta vida todo tiene sus desavenencias, uno de los pilares fundamentales del grupo (Carlos Álvarez) salió de la alineación junto al teclista Martí Bellmunt (paternidad), tambaleándose los cimientos de la banda que pronto supieron superar y tomar las riendas gestando el disco que hoy me toca analizar tras varias escuchas concienzudas titulado “Cuarto creciente” (creciente como su trayectoria) pariendo otra obra maestra más o menos a la altura de su predecesor con una producción pulcra y cristalina gracias a la colaboración del “mago” productor y guitarrista Carlos Raya (Fito y Fitipaldis...), y publicado el 11 de Octubre del presente año. La salida de Carlos se ha visto más que paliada, tanto en vivo como en estudio con la incorporación de una bestia de la guitarra como es Guillermo Guerrero. Un fuera de serie, que ofrece una clase fuera de toda duda, y que demuestra un estilo único a lo largo de las guitarras afiladas y más heavies, quizá, en todo el lanzamiento. Por su parte, en las teclas encontramos a Miquel Centelles, quien ha recogido a las huérfanas teclas para dotarlas de amor inexorable a lo largo de todo el trabajo.

“Culpable” abre el redondo: siéntate y acomódate que lo que nos espera es un viaje de melodías mágicas que te transportarán a través del tiempo. Una melodía triste de piano se te clava en el alma que nos lleva con todo el grupo en acción a un tema progresivo marca de la casa a medio tiempo en la que incluyen campanas tubulares y en la que el oyente se percata de que el maestro en la voz Ángel Belinchón ha crecido como cantante con una interpretación apabullante (que se mantendrá en todo el disco) entre la melancolía y la rabia cohesionando así la letra que trata sobre la injusticia a la hora de nombrar a un culpable, dejándonos un tema redondo y magnificente, tónica que también se repetirá en el resto de temas. A la batería un frenético Pedro Corral, quien ha contado con la colaboración de su sustituto natural, Francisco Mazuecos, con la colaboración de las campanas del tema.

Una guitarra ochentera con regusto AOR nos presenta “Segundo intento”, siendo este tema una genialidad a la altura de grupos como Toto o Journey. A Guillermo Guerrero, del que ya hemos hablado, le secunda un maestro inexorable con las seis cuerdas como es Matías Orero. Fiable como pocos. Un tema amable, melodioso y sobre todo ultra-pegajoso, con esos teclados ochenteros y un estribillo que se repite, pero no cansa (qué decir de la voz de Ángel) pues es perfecto. El tema se vuelve algo más rápido hacia el final con un cierre de cátedra. La letra trata sobre una segunda oportunidad que tanto un grupo, como una persona se merecen después de pasar sobre una serie de catastróficas desdichas. El “morir” para renacer y tomar impulso (tal cual les ha pasado a ellos y han sabido aprovechar).

“La libertad” lo abre un estribillo feliz y coreable ideal para los conciertos y candidata a quedarse en los directos, que vira de repente a esas melodías de guitarras a lo “Queen” haciendo de esta canción uno de los temas más destacados para mí, considerándola la “Don ́t Stop me now” (salvando distancias). Estoy seguro de que si este tema hubiese existido en aquella época se convertiría en un hit mundial (que deseo así sea). El sólo a lo Brian May es perfecto y vuelvo a destacar la sublime interpretación primero de toda la banda y luego de Ángel. ¿De qué sirve la libertad si en realidad no la disfrutas siendo uno mismo?

Y llegamos a la canción más oscura que han compuesto hasta la fecha titulada “La Serpiente”. A unos sintetizadores oscuros “ochenteros” le siguen unas guitarras que parecen llorar y una batería amenazante, haciendo mención especial a protagonismo del bajo. La canción transcurre con su oscurantismo impregnado y a su vez un halo de luz con una parte intermedia de solo de guitarra y piano inquietantes en la que incluyen unos coros de iglesia y le siguen de nuevo unos solos de cátedra haciendo así uno de los temas más redondos del disco (si es que alguno de ellos no lo fuera) y qué decir de Ángel, de nuevo con una interpretación que eriza la piel entre los agudos y rasgados. ¿Quizá sea una canción dedicada al diablo?

No podía faltar la balada de la disco titulada “Si estás tú” a ritmo de vals. Preciosa como todas las que han compuesto y me atrevería a decir que junto a la de su anterior disco “Me va a faltar el aire” es de las mejores. Atención al solo a lo “Petrucci” y la delicadeza que desprende cada uno de los instrumentos. Una oda al amor a una persona, y es que la música y letra te arropan el corazón.

Una guitarra y ritmo de batería amenazante nos presenta la canción más progresiva del disco, la “Metrópolis pt 1” Riverdriana de la que disfruto tanto como si escuchase a los mismísimos “Dream” (nada que envidiar). Dedican esta canción al escritor “Capitán Veneno” Juan Carlos Aragón Becerra, conocido por sus Chirigotas, es la guinda de la tarta y la hija pequeña de aquella épica llamada “Peán” donde despliegan todo su armamento heavy progresivo con la parte instrumental llena de solos memorables y riffs machacantes, con teclados veloces y ritmos vertiginosos dignos de ser maestros del heavy progresivo con el pero de que te quedas con ganas de más y qué decir de su grandilocuente estribillo!

Llegando a la recta final y por si no teníamos bastante, nos queda el último trío de canciones compuesta por "Calles Inundadas", la joya de la corona, otra épica progresiva, y que fue adelanto del disco con un registro más calmado en su inicio haciendo tributo a aquel año 2020 donde la pandemia azotó nuestras vidas y en especial a todas las personas que más la sufrieron. Su inicio instrumental melancólico y Ángel de nuevo proyectando maestría junto al grupo a ritmo de vals. Dividida principalmente en dos partes, la tristeza y la esperanza por volver a vivir una vida normal. La parte central progresiva es de nuevo la parte dramática y esperanzadora a lo Dream Riveriano que deja al oyente sin aliento.

Le sigue "Funeral" la canción jocosa, divertida y por qué no, sublime del disco con letra de Carlos Raya a tono de humor negro sobre una persona que llega a ser cantante en su fallecimiento, a ritmo de Jazz y Charlestón donde el espíritu de Queen sobrevuela en sus temas más variopintos dando resultado a una canción que no debería de faltar en sus directos.

Y como colofón final "Despedida", epic-balad dedicada a su excompañero Carlos Álvarez, de nuevo con el espíritu de Queen que hace de este tema el cierre perfecto a un disco que hará delicias a sus fans, y en el que aprovechamos para mencionar a una figura imprescindible para entender la banda, como es David Mascaró, que se encarga del bajo y como el resto de la banda, de unos coros increíbles.

En definitiva, estamos ante el disco más maduro, conciso y concienzudo en su carrera a mi parecer, "parido" para ampliar el número de seguidores en el que han dedicado un cariño especial apto para todos. Lo bueno de este disco es que todos los temas son ideales y lo malo, pues que te deja con ganas de más, pero como dice el dicho," lo breve si es bueno, dos veces bueno".

A los "Castelloneros” les espera un futuro prometedor (si el futuro es presente), y como dicen en la terreta "No res”... o "quasi res porta el diari" (casi nada lleva el periódico).

AlSmith
27/10/2022

20/05/2022
Verónica
06/05/2022
Alicia Cortés
10/06/2021
Noemí
04/06/2021
Patricia Pons
27/05/2021
Bárbara Black
08/05/2021
Roxana Restepo
27/04/2021
Elba Blanco
12/03/2021
Mireia Fontarrosa
31/01/2021
Noelia Fernández
22/01/2021
Katalina González



Inicio Noticias Críticas Conciertos Crónicas Entrevistas Satan Arise
Licencia Creative Commons
Satan Arise por www.satanarise.com se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.