SatanArise en Facebook
Crítiques, reviews, novetats de metal, discos, crítica i tracklist - Satan Arise
Canal de Youtube de Satan Arise Satan Arise Twitter Satan Arise Facebook

Jorn + Adamantia Shoko (Madrid)

Ravenblood + Northland + IllusioN La Boite (Lleida)

Zenobia + Regresion Prince (Granada)

Crystal Viper + Kilmara Nazca (Madrid)

Orion Child Babel (Alicante)

Raven's Gate + Sylvania + Valkyria Wah Wah (Valencia)

Iron Savior + Dragonhammer + Aquelarre Bóveda (Barcelona)

Ravenblood + Outreach + Synesthesia Malecón (Avilés)

Apocalypse Orchestra + Débler + Survael Apolo 2 (Barcelona)

Night Heart Sala The Times (Toledo)

Zenobia + Regresion Shoko (Madrid)

Opeth - Pale Communion (2014)

Opeth - Pale Communion
Opeth logo
Suecia

Pale Communion

Progressive Metal
RoadRunner Records
2014


Temas

1. Eternal Rains Will Come 06:46
2. Cusp of Eternity 05:36
3. Moon Above, Sun Below 10:52
4. Elysian Woes 04:47
5. Goblin 04:32
6. River 07:30
7. Voice of Treason 08:00
8. Faith in Others 07:39

Formación

Voz, guitarra: Mikael Åkerfeldt
Guitarra: Fredrik Åkesson
Teclados: Joakim Svalberg
Bajo: Martín Méndez
Batería: Martin Axenrot

Crítica

Nuevo trabajo de los suecos Opeth y nuevo trabajo alejado del Death Metal que les llevo a ser únicos dentro del género progresivo y que les caracterizó durante la mayor parte de su carrera musical. Si bien Heritage marcó ya las bases sobre el nuevo rumbo que tomaría la formación, aún existían dudas sobre cómo sería el nuevo trabajo de Mikael Åkerfeldt y los suyos, sobre si seguiría la senda marcada por el anterior trabajo o si, por el contrario, volvería a sonidos anteriores al mencionado disco.

Las declaraciones de los diversos componentes de la formación no dejaban demasiadas dudas: Pale Communion seguiría las bases de lo que vimos en Heritage, es decir, ni rastro de guturales ni sonidos extremos. ¿El resultado de esto? Ni más ni menos que otro disco que dividiría de nuevo en dos a la “fanbase” de Opeth.

En Pale Communion seguimos degustando ese rock progresivo que nos brindaron hace ya unos años, pero con un paso adelante respecto a lo visto anteriormente: Pale Communion es un discazo que consigue llevar hacia nuevos horizontes aquello visto en Heritage, compactando mucho más las ideas que se nos exponen con el fin de construir unos temas mucho más sólidos y trabajados.

El disco abre con “Eternal Rains Will Come”, un tema que ya nos indica las directrices que va a seguir este nuevo trabajo: un teclado omnipresente que le da ese toque mágico a las nuevas composiciones de la banda y que relega en muchos momentos a las guitarras a un segundo plano, hecho que dota a las canciones de un sabor distinto a lo que veníamos escuchando de Opeth hasta ahora. Por otro lado, destaca una base rítmica deliciosa con una batería y un bajo deslumbrantes en todo momento, una línea que seguirá presente a lo largo de todos y cada uno de los temas que componen este Pale Communion.

“Cusp of Eternity” es el primer tema que pudimos disfrutar de este larga duración, ya que sirvió como adelanto del disco. Si bien, a nivel de single, está por debajo de “The Devil’s Orchard” (single de Heritage y perdonad las constantes referencias) es un tema que sirve para desmelenar definitivamente a Mikael y que explota realmente el poder vocal que posee el principal compositor de la banda en estos momentos. Sin duda alguna, Pale Communion consigue descubrir facetas del cantante que no se habían visto en los anteriores trabajos de Opeth.

El tema que le sigue es “Moon Above, Sun Below”, casi 11 minutos de puro rock progresivo que, a base de múltiples cambios e ideas que se suceden constantemente, se acaba convirtiendo en una composición deliciosa que hace de ritmos y melodías aparentemente inconexos una canción tremenda. Por otro lado, “Elysian Woes” es probablemente un tema que podría haber aparecido en cualquier otro álbum de los suecos, pues es el típico tema acústico marca de la casa que, con melodías oscuras y melancólicas, consigue atrapar al oyente desde la primera escucha.

Entonces llegamos a la segunda mitad del disco, una segunda mitad que, en mi opinión, supera con creces lo visto hasta el momento (y ya es decir). Esta segunda mitad empieza con la instrumental “Goblin”, que nos deleita con unos parajes que juegan con unos teclados y unas guitarras sobresalientes y nos deja irremediablemente con la boca abierta. No la cerréis todavía, que viene lo bueno.

“River” es, a mi parecer, el mejor tema de Pale Communion, un tema que resume ese paso adelante que ha tomado la banda con un fantástico desarrollo y unos matices que no habíamos podido disfrutar de Opeth hasta el momento, esencialmente en la primera mitad de la canción. Pero esperad, que vienen curvas: esa tranquilidad es rota abruptamente por un juego de solos delicioso que desemboca en la locura generalizada, una locura que nos lleva a uno de los finales más espectaculares que nos hayan regalado estos señores en su ya larga trayectoria.

Por si fuera poco, “Voice of Treason” no baja el listón mostrado hasta el momento y nos ofrece un tema con reminiscencias arábicas que es complementado fantásticamente por instrumentos de cuerda y que hacen de esta canción otro punto álgido en el disco.

La última canción del disco, “Faith in Others” fue definida por Steven Wilson (productor del disco de Opeth una vez más) como la mayor obra creada jamás por Mikael Åkerfeldt, sin duda una declaración que no dejo indiferente a nadie y de la que por fin hemos podido comprobar su veracidad. Si efectivamente este es el mayor tema jamás creado por el susodicho músico o no, lo dejo a opinión de cada oyente, ya que el legado de esta banda y músico es tan enorme que es difícil no encontrar temas tan o más grandilocuentes en su discografía. Lo que sí es ciencia cierta es que “Faith in Others” logra emocionarnos desde su inicio hasta su pausado final, un viaje de siete minutos que pone punto y final a un Pale Communion que ha superado, y con creces, mis expectativas sobre este nuevo larga duración de Opeth: no me tiembla el pulso al decir que estamos ante uno de los mejores trabajos que han hecho los suecos en toda su carrera, un trabajo colosal desde su inicio hasta su final, desde sus primeros acordes hasta su última nota.

Y si, podemos decir que Pale Communion es una continuación de lo que vimos en Heritage, un disco controvertido que supuso un punto y aparte en la carrera discográfica de Opeth. Pero Pale Communion no se estanca en ese punto: lejos de quedarse allí, consigue llevar este nuevo estilo musical y esta esencia única de Opeth un poco más lejos, explotando al máximo las ideas en cada uno de sus temas de una manera que no consiguieron en su trabajo anterior.

Quizás se han alejado de aquello que los hizo grandes en el género, y es más que probable que echemos de menos esos grandiosos temas endiablados y extremos que únicamente ellos sabían crear. Pero… ¿qué queréis que os diga ante semejantes canciones?

Víctor Vallespir
27/08/2014

14/11/2019
Hynphernia
08/11/2019
María Neila
24/10/2019
Lory LoxX
11/10/2019
Mireia Pérez
04/10/2019
Xandra
26/09/2019
Kristina Vega
20/09/2019
Nika Gaci
13/09/2019
Lida Galeano
22/05/2019
Raquel García
11/01/2019
Ángel Santamaría



Inicio Noticias Críticas Conciertos Crónicas Entrevistas Satan Arise
Licencia Creative Commons
Satan Arise por www.satanarise.com se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.